Skip to main content

¿Cómo hacer el chuletón perfecto?

Ah, el chuletón perfecto. Esa experiencia que es capaz de rozar la perfección gastronómica si encontramos el punto perfecto de cocción, uno que para cada persona es diferente, pudiendo ir desde poco hecho, al punto o muy hecho.

Si bien el producto utilizado es muy importante, tiene mucho más peso cómo lo cocinamos, pues ahí yace la clave del acabado final.

Los tiempos de cocción; la metodología utilizada para cocinar el chuletón; la presentación en plato… Todo acaba contribuyendo a poder completar una velada donde el romanticismo acaba sustituido por la riqueza de nuestro paladar.

Pero, ¿cuáles son las claves para hacer un chuletón perfecto?

La preparación perfecta

Lo primero de todo será encontrar la mejor carne que nos podamos permitir, pues la calidad del producto siempre influirá tanto al sabor como a las diferentes metodologías que podamos usar para cocinarlo. Si aún no has provado nuestros productos ¿A que estás epserando? En carne La Poveda tenemos carne de ganadería propia.

Durante la selección del chuletón deberemos también fijarnos en que el grosor sea el adecuado, pues hay una gran diferencia entre un bistec y un entrecot, y esta no se resume precisamente en la cantidad de grasa.

Nunca cocinéis la carne recién sacada de la nevera, esperad que se atempere al clima ambiental de vuestro hogar. Aunque, obviamente, si estáis en pleno agosto no lo dejéis durante demasiado tiempo sin refrigeración o cobrará vida de nuevo.

En la sartén que vayáis a usar durante el cocinado nunca le pongáis aceite. La misma grasa de la carne hará de antiadherente, pues el aceite anulará la capacidad de poder tostar la carne por fuera pero dejarla al punto por dentro.

chuleton perfecto

La plancha en cuestión siempre debe estar muy caliente, si no haremos que la carne se cocine por igual en todos sus puntos, negándonos la posibilidad de conseguir hacerla al punto o poco hecha.

Cada lado del chuletón debe ser cocinado de manera seguida, no vale hacer bailar la pieza de carne arriba y abajo, pues de esa manera nunca conseguiremos el acabado deseado.

La sal siempre se debe poner con la carne recién hecha. Además, si podéis, optad por la sal gruesa en vez de la fina, pues os potenciará mucho mejor el sabor y repartirá el sazonado de manera más orgánica.

El punto de la carne siempre será al gusto y para la mejor carne, contáctanos o pasate por nuestras tiendas en en El Escorial y Santa María de la Alameda

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad